Un hueco a la poesia

poesia
Ya que en el club nos dedicamos a la narración ¿Que os parece si dedicamos un espacio aquí a la poesia que tanto parece gustarnos? autores, poemas, creaciones propias, inquietudes, lo que nos apetezca compartir, a ver si nos animamos y hacemos algo guapo y participativo que no se diga que en este club no hay gente con iniciativa.

Te llaman porvenir

porque no vienes nunca.

Te llaman: porvenir,

y esperan que tú llegues

como un animal manso a comer en su mano.

Pero tu permaneces más allá de las horas,

agazapado no se sabe donde.

…..mañana!

Y mañana será otro día tranquilo

un día como hoy, jueves o martes,

cualquier cosa y no eso

que esperamos aún, todavia, siempre.

(Ángel Gonzalez)

Anuncios

20 Responses to Un hueco a la poesia

  1. gatomico dice:

    SE TODOS LOS CUENTOS
    .
    Yo no sé muchas cosas, es verdad
    Digo tan sólo lo que he visto.
    Y he visto:
    que la cuna del hombre la mecen con cuentos…
    Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos…
    Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…
    Que los huesos del hombre los entierran con cuentos…
    Y que el miedo del hombre
    ha inventado todos los cuentos.
    Yo no sé muchas cosas es verdad.
    Pero me han dormido con todos los cuentos…
    Y sé todos los cuentos.
    (Leon Felipe)

  2. gatomico dice:

    Si el hombre pudiera decir lo que ama,
    si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
    como una nube en la luz;
    si como muros que se derrumban,
    para saludar la verdad erguida en medio,
    pudiera derrumbar su cuerpo,
    dejando sólo la verdad de su amor,
    la verdad de sí mismo,
    que no se llama gloria, fortuna o ambición,
    sino amor o deseo,
    yo sería aquel que imaginaba;
    aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
    proclama ante los hombres la verdad ignorada,
    la verdad de su amor verdadero.

    Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
    cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
    alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
    por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
    y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
    como leños perdidos que el mar anega o levanta
    libremente, con la libertad del amor,
    la única libertad que me exalta,
    la única libertad por que muero.

    Tú justificas mi existencia:
    si no te conozco, no he vivido;
    si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
    (Luis Cernuda)

  3. mariamoliner dice:

    ¿cómo no fuiste al recital poético de Tachia Quintanar? te hubiera prestado mogollón!!!

  4. gatomico dice:

    Me fué imposible y me quedé con las ganas.

  5. gatomico dice:

    GRACIA

    Van a cantar las aves. Lo siento en mis costados.
    Porque me tiemblan alas que nunca vi crecer.
    Y súbitos los árboles sacuden sus mensajes
    para que yo los coja y lleve por el viento.

    Van a brotar más fuertes. Escucho que la tierra
    desliza por mis plantas sus tibias humedades;
    y un arroyo no nace si una mujer no quiere
    que le ciña las piernas con su lienzo delgado.

    Sé que vienen jardines. Sé que brincan corceles.
    Aprender todo eso me ha costado la vida.
    Y os la dejo en el mármol, por si alguno la hallara
    y quisiera saber cómo se olvida tanto.

    Carmen Conde (1907-1996)

  6. gatomico dice:

    CUÉNTAME COMO VIVES, CÓMO VAS MURIENDO

    Cuéntame cómo vives;
    dime sencillamente cómo pasan tus días,
    tus lentísimos odios, tus pólvoras alegres
    y las confusas olas que te llevan perdido
    en la cambiante espuma de un blancor imprevisto.

    Cuéntame cómo vives;
    ven a mí, cara a cara;
    dime tus mentiras (las mías son peores),
    tus resentimientos (yo también los padezco),
    y ese estúpido orgullo (puedo comprenderte).

    Cuéntame cómo mueres;
    nada tuyo es secreto:
    la náusea del vacío (o el placer, es lo mismo);
    la locura imprevista de algún instante vivo;
    la esperanza que ahonda tercamente el vacío.

    Cuéntame cómo mueres;
    cómo renuncias -sabio-,
    cómo -frívolo- brillas de puro fugitivo,
    cómo acabas en nada
    y me enseñas, es claro, a quedarme tranquilo.

    De “Tranquilamente hablando, 1945

    Gabriel Celaya (1911- 1991)

  7. gatomico dice:

    NANAS DE LA CEBOLLA

    La cebolla es escarcha
    cerrada y pobre.
    Escarcha de tus días
    y de mis noches.
    Hambre y cebolla,
    hielo negro y escarcha
    grande y redonda.

    En la cuna del hambre
    mi niño estaba.
    Con sangre de cebolla
    se amamantaba.
    Pero tu sangre,
    escarchada de azúcar
    cebolla y hambre.

    Una mujer morena
    resuelta en lunas
    se derrama hilo a hilo
    sobre la cuna.
    Ríete niño
    que te traigo la luna
    cuando es preciso.

    Tu risa me hace libre,
    me pone alas.
    Soledades me quita,
    cárcel me arranca.
    Boca que vuela,
    corazón que en tus labios
    relampaguea.

    Es tu risa la espada
    más victoriosa,
    vencedor de las flores
    y las alondras.
    Rival del sol.
    Porvenir de mis huesos
    y de mi amor.

    Desperté de ser niño:
    nunca despiertes.
    Triste llevo la boca:
    ríete siempre.
    Siempre en la cuna
    defendiendo la risa
    pluma por pluma.

    Al octavo mes ríes
    con cinco azahares.
    Con cinco diminutas
    ferocidades.
    Con cinco dientes
    como cinco jazmines
    adolescentes.

    Frontera de los besos
    serán mañana,
    cuando en la dentadura
    sientas un arma.
    Sientas un fuego
    correr dientes abajo
    buscando el centro.

    Vuela niño en la doble
    luna del pecho:
    él, triste de cebolla,
    tú satisfecho.
    No te derrumbes.
    No sepas lo que pasa
    ni lo que ocurre.

    Miguel hernandez (1910- 1942)

  8. gatomico dice:

    POEMA 05… PARA QUE TÚ ME OIGAS…

    Para que tú me oigas
    mis palabras
    se adelgazan a veces
    como las huellas de las gaviotas en las playas.

    Collar, cascabel ebrio
    para tus manos suaves como las uvas.

    Y las miro lejanas mis palabras.
    Más que mías son tuyas.
    Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

    Ellas trepan así por las paredes húmedas.
    Eres tú la culpable de este juego sangriento.

    Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
    Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

    Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
    y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

    Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
    para que tú las oigas como quiero que me oigas.

    El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
    Huracanes de sueños aún a veces las tumban

    Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
    Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
    Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
    Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

    Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
    Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

    Voy haciendo de todas un collar infinito
    para tus blancas manos, suaves como las uvas.

    Pablo Neruda (1904-1973)

  9. gatomico dice:

    DESPEDIDA DEL MAR

    Por más que intente al despedirme
    guardarte entero en mi recinto
    de soledad, por más que quiera
    beber tus ojos infinitos,
    tus largas tardes plateadas,
    tu vasto gesto, gris y frío,
    sé que al volver a tus orillas
    nos sentiremos muy distintos.
    Nunca jamás volveré a verte
    con estos ojos que hoy te miro.

    Este perfume de manzanas,
    ¿de dónde viene? ¡Oh sueño mío,
    mar mío! ¡Fúndeme, despójame
    de mi carne, de mi vestido
    mortal! ¡Olvídame en la arena,
    y sea yo también un hijo
    más, un caudal de agua serena
    que vuelve a ti, a su salino
    nacimiento, a vivir tu vida
    como el más triste de los ríos!

    Ramos frescos de espuma… Barcas
    soñolientas y vagas… Niños
    rebañando la miel poniente
    del sol… ¡Qué nuevo y fresco y limpio
    el mundo…! Nace cada día
    del mar, recorre los caminos
    que rodean mi alma, y corre
    a esconderse bajo el sombrío,
    lúgubre aceite de la noche;
    vuelve a su origen y principio.

    ¡Y que ahora tenga que dejarte
    para emprender otro camino!…

    Por más que intente al despedirme
    llevar tu imagen, mar, conmigo;
    por más que quiera traspasarte,
    fijarte, exacto, en mis sentidos;
    por más que busque tus cadenas
    para negarme a mi destino,
    yo sé que pronto estará rota
    tu malla gris de tenues hilos.
    Nunca jamás volveré a verte
    con estos ojos que hoy te miro.

    De “Tierra sin nosotros” 1947

    Jose Hierro (1922-2002)

  10. gatomico dice:

    DISYUNTIVA

    La tentación se llama amor
    o chocolate.
    Es mala la adicción.
    Sin paliativos.
    Si algún médico, demonio o alquimista
    supiera de mi mal
    cosa sería
    de andar toda la vida por curarme.
    Pues tan sólo una droga,
    con su cárcel
    del olvido me salva de la otra.
    Y así, una vez más, es el conflicto:
    O me come el amor,
    o me muero esta noche de bombones.

    De Alada mía, Córdoba 1996

    (Juana Castro)1945-

  11. gatomico dice:

    I
    Ahora me pregunto qué sería de aquel fuego
    y de su noche, la ceniza.

    II
    El fuego es dios de nada, dijo el poeta, es nada
    aunque a veces sople por las chimeneas
    un aire alemán.

    III
    Ahora me pregunto qué fue de aquellos fuegos
    y de su norte, la ceniza.

    IV
    El fuego es dios de nada -dijo el poeta- es nada
    y jamás se controla por educación
    o cualquier otra
    sino que obra
    y porfía.

    V
    Ahora me pregunto que será de aquel fuego
    y su sepulcro, la ceniza.

    “Capitán Elphistone” 1988

    (Blanca Andreu) 1959-

  12. DORA MÉNDEZ dice:

    ADORMECIDA

    Llámame cuando me muera,
    llámame “adormecida”,
    que he vivido dormida,
    sin sentir la primavera.

    Llévame cuando me muera,
    llévame una rosa fresca,
    que cubierta de rocío,
    sacie así mi sed eterna.

    Llévame cuando me muera,
    llévame una poesía,
    que tu voz suene tierna,
    que su arrullo me envuelva,
    que tiritando de frío,
    la oiré bajo la tierra.

    Llévame cuando me muera,
    llévame una melodía,
    que el tañer de las campanas,
    no pregonen mi agonía,
    que los laureles y el viento,
    hagan una sinfonía.

    Llévame cuando me muera,
    lo que no pudiste dar,
    cuando tú eras primavera,
    y yo rosa en el rosal.

    DORA MÉNDEZ

  13. DORA MÉNDEZ dice:

    A LA DERIVA

    En mi viejo cuaderno de bitácora
    escribiré yo tu nombre, y el mío,
    ya que yo, marino sin navío,
    temo a la galerna que me azora.

    Lanzando toda vela y yo en la amura,
    con el mar de la vida embravecido,
    con el viento a popa y ya vencido,
    arrastraré a la playa mi amargura.

    Allí varado, sobre la roca dura,
    se quedará mi cuerpo, inmóvil, muerto,
    soñando algún día con el puerto
    que guarde del dolor a mi alma loca.

    En mi viejo cuaderno de bitácora,
    escribiré yo la soledad del alma mía,
    ya que boga mi bajel a la deriva,
    huyendo de la tempestad que ahoga,
    muy lentamente, mi sentir de gaviota,
    que no encuentra mástil, ni maroma,
    donde asegurar viaje sin zozobra.

    En mi viejo cuaderno de bitácora
    escribiré yo mi rumbo ” a la deriva ”

    DORA MÉNDEZ

  14. gatomiko dice:

    Hola Dora:
    Gracias por compartir esta bonita poesia, a ver si te animas y cuelgas alguna mas, el arte hay que sacarlo a la luz, para compartirlo.

  15. gatomiko dice:

    Verano

    Llegó por fin el sol
    al valle quejumbroso del reuma,
    los huesos alborozados claman por salir
    que la herrumbre es grande, terrible el estropicio.

    De tantos dias de lluvia nadie llevó cuenta,
    tan solo las ranas que siempre son felices.

    Felices las ranas y los hombre,
    que la tripa al sol es un deleite.
    Urge estar desnudos, tranquilos relajados
    cargarnos de coraje, urge.

    Llegó por fin el sol, felicidades.

  16. Dora Méndez dice:

    FLORES MUERTAS

    Primavera de plata que vuelves,
    brotando del fondo del alma,
    despierta y no robes mi calma.
    Sirena del alma que duermes.
    No pasa Fortuna dos veces.

    Las flores del alma están secas,
    de tanto absorberlas la tierra
    y en secos espinos tornaron
    que solo tocar envenenan.

    La escarcha de fríos inviernos,
    helaron la sangre en mis venas,
    cubrieron de nieve mis sienes,
    por tan amargas empresas.

    Primavera de plata, no vuelvas,
    no enciendas el fuego del alma,
    las flores de azahar están muertas,
    por oír de campanas las quejas.

    Lucero del alba que vienes,
    tardío y fugaz a mi puerta,
    no vengas probando mi suerte.
    No pasa Fortuna dos veces.

    DORA MÉNDEZ
    1990

  17. Dora Méndez dice:

    SOLEDAD

    Que tristeza me dejaste, madre mía.
    Que sola se quedó tu casa nueva,
    tristes tus rosales y la huerta,
    que pena me da verla, madre mía.

    Yo quisiera contarte mis angustias,
    quisiera decírtelo con un beso…
    pero me he quedado sin el peso,
    que produce tener la madre viva.

    Las rosas que adornan hoy tu tumba,
    son las mismas que plantaste tú aquel día,
    hoy, en ese lecho de triste sombra,

    ya no puedo yo rezarte madre mía,
    se volvió en un suspiro mi aliento,
    al ver la soledad en tu losa fría.

    DORA MÉNDEZ

    1990

  18. Dora Méndez dice:

    LAS ALFORJAS

    Con las alforjas cargadas,
    de dolores y tristezas,
    con las alforjas repletas
    de recuerdos, de penas.

    Navegaste en otros mares,
    te marchaste hacia otras tierras
    y detrás de ti dejaste,
    toneladas de miserias.

    Han pasado ya cien años
    y cien gélidos inviernos
    y han llegado cien gaviotas,
    con mensajes de esas tierras,

    Y las alforjas regresan,
    cargadas de las miserias,
    que aquel día tu olvidaste,
    con tus recuerdos y penas.

    Hoy las alforjas cabalgan
    “a lomos de mula vieja”

    DORA MÉNDEZ

    16-12-06

    Préstamo literario – A. Machado

  19. Dora Méndez dice:

    LAS ESPINAS DE LAS ROSAS

    Me acosté en mi cama
    quise dormir y olvidar mi pena
    pero ella,
    se acostó conmigo,
    deslizándose, susurrándome.
    Se hizo dueña de mi alcoba,
    de mi casa, de mi alma,
    y carcelera de mi sombra.
    Me encerró con su velo de tela de araña,
    atrapándome.
    En mi delirio,
    creí oír deslizarse
    el rumor de un río.
    Soñé con blancos claros de luna,
    que reflejada en el río,
    se burla, se esconde, se asoma,
    se vuelve a esconder.
    Me levanté violentamente,
    para espantar mi pena,
    para romper la cortina
    que tejida en mi entorno,
    me apresaba.
    Salí al jardín,
    más no había luna, ni río…
    Solo la pena continuaba,
    imperturbable,
    burlándose, enloqueciéndome.
    Observé mis rosales
    y me sentí vencida,
    vi que las rosas,
    tenían más espinas
    que en años anteriores.
    A la pena, le di pena,
    me miró compasiva,
    me abrazó fraternalmente,
    me besó en la frente
    y desde entonces
    vivo con ella en armonía.

    DORA MÉNDEZ

    Para el Club de Lectura Gijón -Sur

  20. Buenas tardes: Me gustaría invitarte a visitar mi nuevo Blog y a que me de tu opinión dejando un comentario si te agrada:
    http://mimundointerior.wordpress.com
    Para mi tu opini.om es muy importante.
    También te invito a visitar mi página y a que si te agrada me des tu opinión dejando un comentario:
    http://www.naturalezavidaiuniverso.com
    Saludos cordiales: Elías Robles (prof. Saile Selbor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: